Search

Harry el tierno

Clinton Eastwood Jr. nació el 31 de mayo de 1930 en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos). Creció en Oakland, donde su padre trabajaba en una empresa acerera y su madre se ocupaba de cuidar al joven Clint y a su hermana menor Jean.
A temprana edad, Eastwood se sintió atraído por el jazz y el blues, aprendiendo a tocar el piano y lograr tocar en diferentes clubes.
No sólo con el piano conseguía unos dólares, también trabajó en diversos oficios como gasolinero, leñador, albañil, bombero forestal e instructor de natación para el ejército, lugar donde unos compañeros lo animaron a cursar estudios de interpretación en la Universidad de los Ángeles.
Logra un contrato con la Universal de 76 dólares semanales, con la garantía de trabajar cuarenta semanas al año. En esa época los grandes estudios tenían una política llamada del Star system, con la que se encargaban de formar y pulir a las futuras estrellas. A los 24 años debutó en una película llamada Revenge of the creature. Luego de unos papeles secundarios en un par de películas logró, tras contrato con la CBS, entrar al mundo de la tv. Así que durante seis años no hizo cine.
Hasta que en 1966 cuando James Coburn rechaza el protagónico de Magnificent Stranger de Sergio Leone, rodada en Almería (España), a Clint Eastwood le cambió la vida. La película se titulo al final Por un puñado de dólares.
En 1971 Don Siegel le ofrece el papel que marcará su carrera interpretativa, Harry el sucio, en el que retorna al hombre duro y sin piedad de las anteriores películas. En un principio sé pensó que la interpretara John Wayne pero no se atrevió al pensar que podría ser negativo para su imagen, la película fue convulsiva en su época, acusada de apología de la violencia
Harry el fuerte (1973), Harry el ejecutor (1976), películas que continuaban con la saga de Harry el sucio, en las que la violencia tenia el papel estelar, pero que estaban encasillando a Eastwood y le empezaban a dar fama de machista y de fascista.
En este punto de su carrera es donde me gustaría dar un salto y llevarlos a 1987, cuando dirige de forma magistral Bird, en la que cuenta la vida de Charlie Parker, músico de jazz. Aquí Eastwood comienza a brindarnos de a poco esa sensibilidad que, frente y detrás de cámara, nos tiene acostumbrado en estas últimas tres décadas.
Hoy, a sus 84 años, se da el gusto de filmar un musical, Jersey Boys. Una adaptación al cine del musical homónimo que narra la historia del icónico grupo “The Four Seasons”.
A mi gusto, Eastwood está entre los mejores cineastas de la actualidad. Con una forma de dirigir clásica, con historias tensas, dramáticas, dulces y hasta perturbadoras, nos regala siempre cine de calidad.
Les dejo unos ejemplos para tener en cuenta, por si alguna de estas películas no pasaron frente a sus ojos.

Unforgiven (1992) – Los Imperdonables, la historia de un asesino a sueldo del oeste retirado pero que, ya viejo, deberá vengar a unas prostitutas atacadas. Aquí Eastwood le da un cierre elegante al western, con un coequiper de lujo como lo es Morgan Freeman.

Un mundo perfecto (1993) – Eastwood le deja los laureles a Kevin Costner, quien interpreta a un criminal (Butch Haynes) que ha escapado de prisión y toma como rehén a un niño de 7 años. Quien lo persigue es el sheriff Red Garnett (Eastwood). La relación entre Butch y el niño durante el transcurso de la persecución pasa por momentos de tensión, humor y ternura. Hasta que el sheriff Garnett debe hacer cumplir la ley en el más imperfecto de los mundos.

Los puentes de Madison (1995) – Tomando como material la novela The bridges of Madison County, Eastwood filmó una historia de amor, que hoy en día, sigue logrando arrancar lágrimas. Meryl Streep (Francesca), un ama de casa solitaria que, mientras su esposo e hijos se encuentran fuera por unos días por una feria, conoce a Robert (Eastwood), un fotógrafo que ha llegado al condado de Madison para realizar una serie de fotografías de los puentes cubiertos de la zona para la National Geographic.
Cuatro son los días en los que estos personajes se conocen y relacionan, y bastan para marcarlos de por vida.

Río Místico (2003) – Película oscura donde Eastwood utiliza esa serenidad que tiene para contar las cosas, aún cuando lo que tiene para contar es algo terrible. Un grupo de amigos de la infancia, la violación de uno de ellos y el camino que siguieron con su vida luego de esa tragedia. Un reparto de actores excelentes y un final de aquellos.

Gran Torino (2008) – en su momento se corrió el rumor de que esta era su última película, felizmente esto no ocurrió. Y los que nos regala Eastwood aquí es la historia de Walt, un jubilado, viudo y veterano de la guerra de Corea que vive en un barrio antes poblado por “familias blancas y trabajadoras”, pero ahora invadido por inmigrantes asiáticos. Cuando descubre a un joven hmong intentando robar su Gran Torino como prueba de ingreso a una pandilla, la misma que presiona a la hermana del joven, se sorprende así mismo decidiendo ayudar a los dos.
Simple, sencilla y dura a la vez, Eastwood en toda su grandeza.

Por Mariano Alvarez

Written by 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: