Search

EMILIANO CÉLIZ – PLATERÍA ARGENTINA CONTEMPORÁNEA

Texto y fotos: Mariano A.

    Desde el próximo jueves 10 de septiembre y hasta el final de octubre, el Museo Nacional de Arte Decorativo presentará “Esencia del Paisaje”, una exhibición de grandes objetos de plata de diseño contemporáneo realizados por Emiliano Céliz, artista (“platero” como gusta definirse) de San Martín de los Andes especializado en trabajar la plata en su estado más puro, utilizando una técnica conocida internacionalmente como raisinghammer, es decir, la concepción de una pieza de metal a partir de un lingote de plata trabajada con martillos, cinceles y herramientas de las más variadas, a base de paciencia y mucha destreza.

Pero nos estamos adelantando, para llegar a esta exhibición, el “platero” Cèliz recorrió varios caminos, porque todo tiene un comienzo, y éste es el de Emiliano Céliz…

20150902_153612-01

Tengo 49 años y empece a los 23 con artesanías, ya me había ido de mi ciudad natal Córdoba, y vivía en Unquillo, ahí tenia un amigo que era artesano, yo acababa de abandonar la licenciatura en Ciencias Biológicas y yo le contaba que no sabía que seguir o a que dedicarme, entonces me dice y si mientras seguís pensando me das una mano con mi laburo?. Y ahí comencé a trabajar con él, nos hicimos socios y al año y medio tenía mi propia linea de diseño, en ese entonces mates y bombillas. Me metí con la platería tradicional argentina, la platería criolla, la cual desarrolle por mas de 20 años.

En el 2001, mientras vivíamos (con mi familia) en Villa Giardino, pasaba por un momento muy contradictorio. Era muy requerido para mostar mi trabajo, pero la economía no iba afín a eso, y yo siempre viví de este trabajo. Y llego la crisis del 2001, todos mis insumos son en dólares, la plata, el cobre, la soldadura… de un mes al otro mis cosas no valían nada. Para colmo se paró todo el mercado, vendía algo y llegaba a mi casa llamaba a Bs. As. para pedir material y en lo que yo había vendido no me alcanzaba para comprar la materia prima, fue una situación muy complicada.

20150902_154149-01

La primera vez que vine a San Martín de los Andes tendría unos 17 18 años, de mochilero, y ya vivían unos amigos aquí. Hacía un tiempo que me insistían en venir a probar de vivir acá de lo mío. Además yo ya había hecho una exposición aquí. Entonces hice un par de pruebas en Córdoba y Bs. As, tuve dos oportunidades de ejercer mi oficio en Bs. As, dirigir mi propio taller, económicamente era interesante la propuesta pero mi corazón siempre estuvo en el interior del país, de vivir en la ciudad de Córdoba me fui a las sierras y de ahí a la patagonia…ni a mi ni a nadie de mi familia le interesaba. Y hace unos 12 años y medio con mi familia cargamos todo en el auto, incluidos perro y gato y nos vinimos a San Martín…y a partir de entonces comenzamos una nueva etapa.

La tradición en platería en la Argentina es muy fuerte y para quien se quiere dedicar al oficio tener un diseño resuelto es una gran cosa, porque en cualquier oficio artesanal o cualquier rama del arte lo mas difícil es tener tu propio diseño y en la platería tradicional hacer un diseño personal no esta bien visto, sobre todo en Argentina, en el resto de Sudamérica no es tan así. El público argentino es muy exigente en calidad pero también en que se parezca a algo que ya se hizo. Yo tenia una necesidad diferente… una cosa es el ser cultural de uno y otra el individuo… al parecer mi individuo buscaba otra cosa. Hace unos 5 años empecé a sufrir una crisis, yo ya me había afianzado , ya llevaba uno 6 años acá pero terminaba mi trabajo y yo lo miraba y a la vez miraba por mi ventana y decía y esto en que representa a nosotros los que vivimos en la patagonia? Esto representa Sudamérica, tal vez en algunos rasgos España, zonas de EE.UU, Arizona, New México, pero acá poco y nada. Empece a darme cuenta que algo dentro mio me movilizaba a realizar un diseño personal, pero si hago eso ya no soy mas platero criollo. Me sentía raro, yo recreaba diseños, pero me seducía el hacer algo diferente y comencé a realizar algunas piezas para darme un gusto personal.

20150902_153334-01

Un día estaba en la playa con mi familia, en una de las costas del Lácar, con todo esto que me tenía movilizado y tirado observaba el agua y empece a encontrar un patrón y al fondo veía un bosque,como era en la otra orilla del lago se observaba una trama no los árboles en si… y al otro día con esa imagen en la cabeza nació este jarrón. Y empece sin darme cuenta a hacer algo nuevo en varios sentidos, metiendo el paisaje en piezas de platería, porque era lo que yo observaba en el entorno maravilloso que tenemos, comencé a meter bosques y cuando se me terminaron el agua y los bosques los transformé y metí el otoño con sus vientos y la caída de hojas y luego la lluvia, la nieve, gotas de rocío y cascadas y ese fue el inicio de toda esta etapa. Un par de años después me sentía muy absorbido porque por primera vez me dedicaba a crear no a recrear y fue tan intensa la absorción mental y emotiva que tuve que dejar la etapa de recreación y me volqué de lleno a la actual.

Yo no era consciente de que estaba haciendo algo artístico, para nada, ni me importa hoy por hoy que lo sea, para mi el nombre no significa nada. Pero me empezaron a convocar de diferentes museos, primero el Museo de Arte Popular José Hernández, ahora se llama Museo de Motivos Argentinos. Luego me convocaron del Museo de Bellas Artes de la ciudad de Neuquén , no lo podía creer, me dieron una sala para mi solo. Yo no entendía nada. Yo nunca había hecho una muestra en un museo, si en galerías, ferias, pero exponer en un museo es totalmente diferente, porque cuando expones en una feria o galería esta todo armado para que vos vendas, en un museo tu finalidad es mostrale a la gente tu trabajo entonces la elección de las piezas a llevar es distinta, son otras, son las que más te resultan interesantes hacer y esas mismas muestras me movilizaron a realizar otras.

El hombre acá es simplemente un observador, muchos hemos venido de otros lugares , buscando otra cosa y eso es exactamente lo que hago con mi platería, buscar otra cosa…

20150902_154051-01

Hoy en día la mayoría de los artistas dicen tenes que ir a una escuela de bellas artes, formación formación es verdad puede servirte de mucho, pero no es la esencia… la esencia del buen arte es otra cosa, es la formación del punto de vista de una fuerte auto critica de lo que uno hace, de representar una forma sincera lo que a uno lo atrae… a mi me atrae mucho el arte del interior del país, que refleja tal vez un pensamiento un poco ideal de algo que podría ser…el tema es el lenguaje con el cual uno se expresa, uno de los trabajos mas importantes del artista es encontrar ese lenguaje, en mi caso mi formación se da a través de estas ventanas, eso es lo que me moviliza…

Si quieren conocer más sobre el trabajo de Emiliano Céliz

Y si quieren observar cómo trabaja les dejamos este hermoso corto:

Written by 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: