Search

Colonia Suiza-Donde el arte y la comida se disfrutan al aire libre

Texto y fotos: Mariano Alvarez

 /-A sólo 25 km de San Carlos de Bariloche se encuentra, ubicada a orillas del lago Moreno, la hermosa Colonia Suiza. Ésta nació cuando inmigrantes suizos se asentaron en el lugar a fines del siglo XIX. Entre 1903 y 1911 obtuvieron la ratificación de sus ocupaciones mediante la concesión de la tierra por parte del estado. Los colonos se dedicaron a la agricultura y a la cría de ganado. A partir de 1930 se dedicaron a la explotación forestal con el aserradero Goye & Fant, que le dio a la Colonia un fuerte movimiento económico hasta su cierre en 1975. La historia de estos pobladores se encuentra documentada y en exposición en el Museo “Los Viejos Colonos”, organizado en la antigua casa de Marcelo Goye, construida en 1937. Además, en Colonia Suiza se puede visitar la Granja Suiza, un criadero de truchas, un aserradero industrial, entre otras posibilidades.

El resurgimiento económico de Colonia Suiza vino de la mano del turismo. Los atractivos del lugar van de lo histórico a lo gastronómico, incluyendo artesanías, espectáculos y por supuesto las maravillas naturales del bosque, las montañas y los lagos.

Y si luego de recorrer la colonia con sus ferias artesanales les da hambre, pueden degustar  un exquisito curanto. Durante su estancia en Chile, los inmigrantes suizos adquieren la habilidad de prepararlo. El vocablo curanto proviene del araucano y significa “piedra caliente”.

Las tribus que poblaban las islas de la Polinesia, al carecer de vasijas donde cocer sus alimentos, excavaban un hoyo y ubicaban en él una pila de leña fina y sobre éstas, piedras. Encendían la leña, que al consumirse dejaba caer las piedras al fondo del hoyo, sobre las brasas. Sobre las piedras, una vez calientes, los nativos colocaban una variedad de pescados y mariscos, acompañados por vegetales, lo que luego cubrían con hojas de nalca o maqui, para después tapar dicho hoyo con tierra. Esta costumbre después de atravesar el Pacífico llegó a Chile, donde los habitantes de las islas del sur la adoptaron, incorporándole además ingredientes y sabores propios. Al llegar a la Argentina sucedió lo mismo, los pioneros continuaron agregando ingredientes, como carne vacuna, cordero y aves. Todos los años, en el mes de febrero, se celebra la Fiesta Nacional del Curanto en Colonia Suiza.

Written by 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: